viernes, 31 de julio de 2015

LEY DE LA INDIVIDUALIDAD EN HOMEOPATIA

LEY DE INDIVIDUALIDAD



"no hay enfermedades sino enfermos"

La individualidad, es el conjunto de características que distinguen a un individuo de los demás miembros de su misma especie, y que lo hacen único ante estos. 
Esta ley la podemos constatar donde quiera que miremos, por ejemplo entre los hermanos, incluso  gemelos, entre dos copos de nieve, dos miembros de una camada, etc.

para Hahnemann esta individualidad se expresa también, a través de los síntomas del enfermo. Es la individualidad sintomática.
Cuando nos enfermamos, todos somos diferentes también.  cada individuo expresa la enfermedad con síntomas particulares, es obvio que hay algunos en común entre los miembros de una especie para cada patología, pero la totalidad de los síntomas que exterioriza cada enfermo hacen que se muestre individual. 
Y no solo en la manifestación de las enfermedades. También reaccionamos en forma diversa a estas,  las enfrentamos en forma particular y aprendemos a vivir con ellas a nuestra manera.

y por que cada individuo enferma en forma diferente? 

tenemos varias situaciones que nos hace singulares: 


  • Predisposición:  todo individuo tiene una predisposición a enfermarse que es única. Esto es debido a su perfil genético e inmunológico.  En homeopatía se conoce también algo llamado tendencia miasmática que veremos mas adelante. Esta predisposición, explica por que al estar expuestas al mismo patógeno unas personas enferman y otras no, y de las que enferman unas evolucionan con mayor severidad de sus síntomas y otras apenas sienten malestar.



  • Medio ambiente:  pero no basta nacer con una predisposición genética y con desarrollo independiente del sistema inmune, también influye el medio ambiente en el que crecemos y nos encontramos, desde el punto de vista biológico, afectivo familiar, social, cultural, el ambiente nos da también individualidad por que es característico y único en cada paciente.



  • Síntomas: caracterológicos y patológicos, con sus modalidades propias, como nos enfermamos, como expresamos la enfermedad, cada quien tiene su propia forma de enfermar. Como decíamos antes, cada individuo tiene una forma diferente de expresar su enfermedad.  


Esta totalidad e individualidad sintómatica, es la herramienta fundamental para la escogencia del medicamento homeopático y por qué? a cada enfermo corresponde una individualidad medicamentosa.  Básicamente lo que hace el homeópata para determinar qué medicamento necesita cada paciente es definir la particularidad sintomática de cada paciente, y buscar el remedio que exprese los síntomas más parecidos a esta. Es como buscar una llave que encaje en una cerradura.  recordemos el principio de la similitud visto ya, en el que mencionamos que desde la homeopatía lo similar cura lo similar. Como funciona esto? 

Tenemos un medicamento que genera unos síntomas determinados en el individuo sano, y tenemos un paciente enfermo que expresa unos síntomas en particular, que se parecen o encajan con los del medicamento. Si le suministramos este medicamento al paciente,  podremos generar un estímulo lo suficiente bueno sobre su energía vital para motivar el proceso de autocuración. 

Que pasa con la medicina alopática o convencional? el proceso de abordaje y entendimiento de la enfermedad es totalmente diferente. No estudia al enfermo con sus síntomas. Se diferencian las enfermedades como tal, y se tratan. Para la medicina convencional una enfermedad es la misma en los diferentes individuos. Generalizar puede facilitar el trabajo por un lado, y es útil en varias formas. Lo que sucede es que se deja de lado el enfermo como tal y las circunstancias que lo rodean, por ejemplo los médicos casi no nos preguntamos cuando tenemos al paciente en frente como vive, con quien, que problemas emocionales tiene que podrían  estar generando o empeorando su enfermedad, como lo está afrontando, que piensa al respecto.... en cambio para ser buen homeópata, hay que preguntarse esto y mas...

en futuras publicaciones seguiremos discutiendo los otros principios filosóficos de la homeopatía.